relatos-de-nina-volemos-más-alto

Volemos tan alto que nadie sea capaz de poder bajarnos, de sacudirnos el polvo de los zapatos que bien manchados están por las horas de caminata entre las calles que se bifurcan una a otra, entre casas de colores y macetas con plantas de todos los tamaños.

Corre atrapado a mi mano y sin rumbo, sin pisar las líneas de la banqueta, sin agachar la mirada por ir profundamente enredado en mis ojos. Siente el aire mágico que golpea tus mejillas y te enreda el cabello, el baile de la música que se escucha a lo lejos y te pone a bailar en medio de la plazuela, justo donde todos se te quedan viendo, sintiendo un estupor ante ese cosquilleo que proviene de la punta de tus pies.

Volemos más alto, hasta poder tocar las estrellas, hasta sentir tu pasos en mi pecho, tu voz en mi alma.

No te quedes quieto, bueno quizá sí, justo ahí, cuando un aire ligero de sensaciones ocultas comienzan a revolotear desde el fondo de tu estomago y tus manos igual que las olas, sólo quieren abrazar.

Volemos más alto, porque aún se puede más, porque no hay límite, y el infinito está en nosotros, con un vacilante segundero que dice, tic, tac, tic, tac, y el tiempo avanza lento, pero se detiene y nos empuja, nos promete todo el derecho a volar aún más alto, de tomar la maleta y subirnos en el primer autobús con un vasito repleto de rollos de helado y chispas de chocolate.

 

 

Written by Jess
Me encanta escribir, amo los libros, especialmente la literatura clásica, me encanta la fotografía y disfruto mucho escribir un montón de cosas producto de la imaginación.

Leave a Comment