el-viejo-y-la-mar-Ernest-Hemingway

Nunca he hecho una reseña de un libro, y no me considero lo suficientemente buena para hacerlas, pero siempre tuve la intención de querer hacerlo, y creo que para todo hay una primera vez.

¿Por qué el viejo y el mar de Ernest Hemingway y no otro?

El viejo y el mar, lo comencé a leer porque anteriormente había estado leyendo unos fragmentos de Umberto Eco (Apocalípticos e integrados) un libro que por cierto me dejaron leer en la universidad. Uno de los fragmentos que leí con Eco, me fue suficiente para querer comprar el libro y leerlo por completo.

No se muchas cosas respecto a la mar, y eso me hizo perder un poco la lectura pues tuve que investigar algunos términos pero escribo sobre este libro porque toca un punto primordial, o algo que quizá nos acompleje a muchos. La soledad. 

Trata de un viejo que vive solo, y toda su vida se ha dedicado a la pesca, tiene un amigo, un pequeño joven que lo quiere bastante y siempre está con él. Ha tenido mala suerte porque después de varios días no ha pescado nada y su amigo el chico, ya no puede acompañarlo a pescar porque sus padres le han dicho que es una perdida de tiempo estar con un viejo de mala suerte.

A pesar de todo eso, el viejo todas las mañanas se levanta para ir a pescar y cree que después de un tiempo podrá volver su buena suerte. Un día sale a pescar como cualquier otro, pero con toda la intención de no regresar con las manos vacías, después de una larga travesía por la mar, se encuentra con un ave que lo guía a donde se supone estarán peces muy grandes y gordos.

LA HISTORIA COMIENZA…

El viejo decide alejarse de la playa y sumergirse a medio mar, después de un rato, o quizá mucho tiempo, logra pescar o atrapar algo realmente grande y gordo y pesado. Pero no se da cuenta que lo que acaba de pescar es tan grande que la fuerza del mismo pez hace que el bote se mueva y vaya en dirección a la del pez.

En esta parte hago un pequeño paréntesis porque me hace pensar en muchas cosas con respecto a la soledad, si bien casi todos estamos solos en el mundo, a veces necesitamos de alguien con quien podamos hablar o compartir lo que sentimos, queremos o vemos. Lo mismo le pasa al viejo, cuando se encuentra solo en la mar y con un pez gigante atrapado en su sedal, el desea con tanto animo compartir su victoria, pero no tienen a nadie cerca, nadie está ahí para ver lo que ha hecho, y él se habla así mismo y se dice cuan feliz se sentiría el chico por haber atrapado un pez muy gordo.

A veces nosotros tenemos pequeños momentos en la vida que nos hacen ser feliz, pero en otras ocasiones no hay nadie al lado nuestro para compartirlo, no importa la edad que tengamos, cuando eres pequeño tus amigos de la escuela, estarán ahí, o quizá tu familia, cuando eres más grande seguirán tus amigos o quizá habrán cambiando y así sucesivamente, pero cuando eres viejo te das cuenta que hay muchas cosas que ya no importan y que lo más importante siempre serán los amigos con quienes puedas compartir esas alegrías.

Regresando al libro, cuando el viejo logra después de muchos días atrapar el gran pez, siente una felicidad incomparable, nunca había atrapado un pez tan grande, tan gordo y tan de buena calidad. Su felicidad es tanta que termina hablado con el pez y con la mar.

Hasta aquí todo parece ser muy bueno, porque después de tanto tiempo con mala suerte, el viejo logró atrapar un gran pez, pero no contaba que a veces la felicidad duro poco o esta debe ser compartida. Cuando el viejo decide regresar a casa, su gran pez ahora se ha convertido en un gran bocado para los tiburones. Y es que ¿Ya les había dicho que era un pez enorme? Pues era tan grande que no cabía en el bote, y tuvo que amarrarlo a costado del bote.

EL FINAL

El final es esperado, creo que es de esos finales que sabes que van a pasar pero no quieres aceptarlo, deseas que en algún momento el autor cambie completamente la historia o haya algo que cambie las cosas, pero sabes que no es así, sabes bien lo que le espera a ese pobre viejo con una gigantesca carnada al lado de su bote.

Disfrutar por un momento, un pequeño momento algo que te hace feliz y luego perder todo. Entonces no te queda de otra más que volver a intentarlo y una y otra vez.

¿Alguien más lo ha leído? Qué piensan al respecto de la soledad, ¿es buena, es mala, o solo es?.

Me encantaría que me dejarán aquí abajo sus comentarios.

Written by Jess
Me encanta escribir, amo los libros, especialmente la literatura clásica, me encanta la fotografía y disfruto mucho escribir un montón de cosas producto de la imaginación.

    1 comentario

Leave a Comment