Todos tenemos miedos, muchos, tantos que no podríamos llenar una sola maleta, son tantos que pesan más que nuestro propio cuerpo. Nuestros miedos se apoderan de nosotros y la sangre empieza a correr rápido y de un lento agobiante que se precipita por todo el  interior.

Ese mover lento de dedos, unos con otros, sentir como empiezan a sudar, a deslizarse y temblar,  el cuerpo se comienza  a contraer una y otra vez con un escalofrío tibio, frío y ardiente. Con un montón de no puedo, de no soy lo suficientemente bueno, de tengo miedo y lo dejaré para después.

Y el cuerpo se paraliza, la garganta se seca y el pelo se vuelve un estorbo, te cubre la cara, la ropa te aprieta y sientes todas las miradas fijas en ti, tu postura no es la más adecuada y comienzas a titubear al hablar, no hilas las letras y te das cuenta que no tienen sentido.

Y entonces, cierras por un segundo los ojos, tomas un suspiro tan hondo como si fuera un pozo profundo que necesita encontrar el yacimiento de agua, tu cuerpo se contrae por última vez y sientes la ligereza del viendo de verano, el toque suave de las hojas tostadas por el sol que se arrastran en el suelo. Y regresas a ti con un ¿por qué no?, y miras a lo lejos el gozo de las aves, los danzantes tacones de una mujer que se acerca, el olor a café recién hecho y el sonido de un teléfono chirriante sin contestar.

Lo ultimo que recuerdas es un frío intenso que corrió de tus pies a cabeza porque te haz olvidado por completo de ese miedo fugaz que tenías, porque lo haz logrado y aún no te haz percatado que lo haz hecho, que tu coraje, fuerza y dedicación te llevo lejos. Y haz cambiado, y ahora eres otro, diferente, y solo sonríes para ti y te dejas caer suavemente en tu cama con un sentimiento inexplicable de, lo logré, de no me arrepiento y de volver a arriesgarte por algo más grande,  por otro miedo más fuerte, por un yo puedo.

Imagen: Tomada desde el Lago de la Concordia.

Written by Jess
Me encanta escribir, amo los libros, especialmente la literatura clásica, me encanta la fotografía y disfruto mucho escribir un montón de cosas producto de la imaginación.

Leave a Comment