Todos tenemos recuerdos bien guardaditos en una caja de madera,  está cajita se encuentra ubicada en en fondo de nuestra habitación.

Nuestra cajita guarda los momentos más bonitos de nuestra vida, aquellos que a uno le gusta mantener como tesoro para después compartirlos con alguien especial y sentirse orgulloso de lo que ha hecho en su vida.

Los momentos llenos de alegria, de amor y felicidad y sobre todo de aventuras, se encuentran en pequeñas estampitas llamadas fotografías que con el paso del tiempo se van arrugando y manchando de color café, comienzan a tomar un olor particilar a viejo, a recuerdo y añoranzas.

La cajita, aunque diminutiva, es una enorme caja de madera, tan grande que es imposible sacar a la luz todo en una sola cita de café. Se necesitarían miles de encuentros entre mesas, y charlas, tabaco y libros para descubrir lo que hay dentro.

Al fondo de la cajita, hay tres rayas en línea que dividen con mucho sigilo cada parte importante de su interior.

Las tres rayas en línea son momentos felices, aventuras y muy en el fondo la ultima raya en línea, aunque pequeña al inicio es bastante profunda cuando se decide tocar, está compuesta de  aquellos recuerdos tristes que han dejado grandes enseñanzas en el camino. Quizá es una de las tres rayas en línea que más impacto e importancia tiene en esa cajita de madera.

En la hoja número 78, hay un parrafo subrayado con marcador amarillo, resalta palabras y letras del resto de la página. “Tres rayas en línea, y un libro, luego la ventana, es lo que Andrés veía cuando intentaba memorizar un poema”.

En la quinta avenida, en un de las paredes principales: “3 rayas en línea, negras y delgadas, una tras otra sin cruzarse y un par de pajaritos con sus piesitos bien agarrados sobre la línea”.

Finalmente, en una cajita de cartón, del chico de enfrente: “3 rayas en línea y una espiral llena de cuadros y círculos, rombos y triángulos, 3 rayas en línea y un reloj con un segundero que está a punto de terminar”.

Written by Jess
Me encanta escribir, amo los libros, especialmente la literatura clásica, me encanta la fotografía y disfruto mucho escribir un montón de cosas producto de la imaginación.

Leave a Comment